¿La crisis? o ¿mi crisis?

¿Es mi crisis?

Creo que en este momento de mi vida debo reflexionar acerca de la crisis, la crisis, si, la de los treinta. Podría ser de la crisis económica, podría ser de las crisis matrimoniales, de las crisis de ansiedad o de ser la crisis de alguna relación. Esto último tiene mucha gracia, y últimamente me siento bastante identificada, en eso de ser la crisis, la de los dos años, la de los siete años, esa soy yo, la crisis. Pero bueno, dejando de lado este pequeño inciso que si no cuento reviento centrémonos en la crisis. Pero en la de los treinta.

Bueno, recientemente he cumplido treinta y un años. Los llevo muy bien, pero son treinta y uno, por muy joven que parezca tengo treinta y uno. He pasado la veintena y ya estoy de lleno en la treintena. Creo que no quiero seguir. Me planto. Aquí me quedo. Que sigan los demás.

 

Eso es lo que pasa, lo que nos pasa a muchas personas, de repente nos entra este síndrome tan conocido gracias a nuestro amigo Dani Martín, el síndrome de Peter Pan. Las responsabilidades, aunque las lleváramos desde hace años, nos pesan tanto que nos da la sensación de que vamos a explotar. La ropa que llevamos nos hace sentir mayores. Ya no molamos, vemos a las nuevas generaciones y maldecimos. Sobre todo las chicas. Los hombres tenéis más suerte, para vosotros esto sería equiparable a la crisis de los cuarenta, porque es entonces cuando vosotros experimentáis lo que nosotras a los treinta. Por alguna razón vosotros estáis cada vez más bellos, más fuertes y más atractivos. Dais mucho asquito señores gozáis de diez años más para embellecer, enriquecer y conseguir el éxito  y de diez menos para envejecer y comenzar el declive.

Comparaciones odiosas aparte voy a expresar cómo me siento. Obviamente esto es totalmente subjetivo, personal y… bueno, quizá equiparable a alguna otra mujer, pero desde luego no a todas. Pero es que esto de hacer estudios y comparativas, aunque se me da bien, no me gusta demasiado. Prefiero despotricar acerca de lo que yo siento, que es personal, y así pues nadie se da por aludido ni se ofende, y si alguien se siente identificado pues entonces yo no me encontraré tan sola.

No hay peor sensación que el miedo. El miedo a envejecer, el miedo al dolor, el miedo a enfermar, el miedo a no gustar, a quedarte sola, a no encontrar trabajo, a que te comparen con los que vienen detrás. Básicamente todo se resume en eso.

Pero es que cuando ves evolucionar a la gente de tu alrededor, cuando ves que todos van acumulando logros, pasando etapas, que tú te niegas a pasar, estabilizarse, tener descendencia, esta cosa que me da tanto reparo, los niños, cuando miras atrás y piensas ¿qué he conseguido yo? Y te da la sensación de que todo lo que has hecho ha sido perder el tiempo, que todo lo has ido dejando a medio, que te ves incapaz de completar ninguno de los ciclos que has pasado, en mi caso es posible que haya acumulado única y exclusivamente conocimiento y experiencia, lo que no es tan malo, pero ¿de qué me sirve ahora? es entonces cuando te entra el pánico, y como no, te echas la culpa de todo.

No se la echas a la sociedad actual que te vendió que tenias que estudiar, que te prometió un trabajo ideal si lo hacías, ni al gobierno que no te deja respirar con tantos impuestos cuando ni siquiera estas cobrando un salario, no se la echas a los bancos que te querían vender una casa amueblada, un coche y un piso en Torrevieja hace unos años y ahora no son capaces de actualizarte la libreta sin cobrar comisiones. Soy yo, la que no sabe evolucionar. Sí. Pero condicionada por toda la mierda que me rodea. Hay tantas cosas que nos limitan.

Ya he acabado ¿Veis que fácil y que sencillo? No echarle la culpa a terceros aunque muramos en el intento, somos nosotros los que tenemos que luchar y no ser pasivos, lamentarse no sirve de nada. Asumir que el tiempo pasa por todos, podría ser una buena terapia. No compararse con otras personas, aunque difícil, debería ser una solución para superar mis complejos de inferioridad. Puede que parezca segura, puede que parezca que piso fuerte, pero la realidad es que no. Casi siempre encuentro infinitos defectos en lo que hago, casi siempre considero que otros son mucho mejor que yo. Aprender a valorarse tendría que estar como asignatura obligatoria en colegios e institutos.

Porque cuando llegas a la crisis, es cuando te derrumbas y necesitas encontrar todas esas cosas buenas que seguro tienes, que tenemos, que es posible que hayan machacado de alguna forma pero que están ahí. Es tan oído aquello de  “Si tú no te quieres ¿quien te va a querer?” Y es tan cierto que la gente de tu alrededor te valora en función de lo que tú mismo lo hagas, que en la mayoría de los casos eres tú solo el que se hunde en la miseria.

Es posible que no esté hablando de la crisis de los treinta sino de mi propia crisis personal, laboral, existencial, metódica, revolucionaria y sentimental que se han aunado a los treinta y uno todas juntas, para jolgorio de mis ánimos. Pero bueno, como necesitaba contarlo y escribir es algo que hago medio bien, pues aquí os lo dejo.

 

Es curioso que escriba sobre una crisis desde mi punto de vista tan frívola, de un tema tan trivial como es envejecer con dignidad y orgullo, de aceptar los cambios e intentar superar los obstáculos como a todas las edades. Pero todos tenemos ese punto. Esa cara presumida y que se niega a ceder su puesto que un día fue el del éxito, o al menos eso esperabas.

 

 Espejito espejito quien es del reino la más bella.

madrastrayespejo

Vane Roma.

 

 

 

Anuncios

13 pensamientos en “¿La crisis? o ¿mi crisis?”

  1. ¡Feliz cumpleañoooooooooos!
    Naciste el mismo día que yo. Que por cierto, por aquí es un día precioso. ;)
    Hace falta hacerse preguntas de vez en cuando, pero pasará…el tiempo sigue pasando, puede que las dudas, reproches o exigencias no, pero el tiempo siempre pasa y es el mejor maestro.
    Un beso de cumpleañera a cumpleañera. :D

    Le gusta a 1 persona

  2. Buenas noches Vane y felicidades!! Creo q tenemos más de una cosa en común tu y yo, aunque la vida no nos ha dado la oportunidad de conocernos mejor para descubrirlo. Creo que tienes bastante razón y no a la misma vez. Cada uno vive como quiero dentro de lo que puede, sí es verdad q hay gente que es más tenaz o constante, mejores q nosotras pero también peores, sin metas ni aspiraciones en su vida. Me pasa como a tí, miro a mi alrededor y casi toda la gente de mi entorno, de nuestra generación.. me llevan ventaja a todos los niveles, hay veces q me hace sentir fuera de lugar, pero si miro desde mi realidad, la realidad es otra.. de verdad es eso lo q quiero ahora mismo en mi vida? Pues la verdad es q no, aún no. Si q a lo mejor me gustaría tener una estabilidad económica y laboral mayor, pero ese problema no es sólo mio por mi “dejadez” o mi mala suerte, es un problema de sociedad, q no nos deja avanzar. Mi crisis es más bien de crecimiento personal, “madurez forzosa adquirida” q ha hecho estragos en mí a lo largo de mi última relación, recientemente finalizada por cierto. Y no la nombro con pena sino con ilusión porq me ha ayudado a abrir los ojos y me ha hecho descubrir cosas muy grandes q creía q no existan en mí, solo q hay q trabajarlas, confiar en una misma y dejarlas fluir. Lo demás vendrá solo y sino lo lucharé como he hecho siempre. Por todo ello.. q coño! Me siento orgullosa de mí misma.
    Un besico de los grandes Vane.

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola Miriam!! Gracias por leerme y gracias por comentarme!!! Realmente cada uno se encuentra en el estadio en el que aproximadamente ha ido eligiendo, la vida se reduce a eso a elecciones, mejore o peores pero es una toma de decisiones constante que te lleva a tu situacion actual. El hecho es que hay que tomar las riendas y apechugar con todas ellas, con valor, intentando llegar al punto que nos haga felices. Muakis preciosa.

    Me gusta

  4. Pero bueno… Vane, ¡por dios! ¿De verdad hablas en serio de “envejecer con dignidad” con treinta y un años? ¿En serio damos “mucho asquito” porque gozamos de diez años más para las cosas buenas y de diez años menos para las malas?
    Veo que reconoces el miedo infinito a todo, la mierda que nos rodea y que somos NOSOTROS -se incluye el tú y el yo- los que tenemos que… luchar y no ser pasivos…
    Así es que… lo que te ocurre no es nada grave ni tiene categoría de crisis -con la que está cayendo es fácil confundirse- ni tienes que pensar que estás sola. Se trata del síndrome de la mitad del camino, sin que eso signifique que el tuyo se acaba a los sesenta y dos -mucho cuidado-, que es un síndrome inexistente -como tu crisis- que puede decirse que se trata de una pequeña desorientación, propia de la JUVENTUD, en la que la mirada hacia atrás no satisface y la mirada hacia adelante choca con una impresionante neblina.
    Por favor, mira a los lados, y se acabó el problema.
    O vuelve a leer aquello de… “Cuentan de sabio que un día…”
    Un abrazo… sin crisis, por supuesto.

    Le gusta a 1 persona

    1. Espero que lo del asquito no te haya ofendido, es una forma cómica de expresarme, :) Si realmente no es nada grave ni verdaderamente existencial, tenía ganas de desahogarme y lo hice a través de las palabras, gracias por tu valoración positiva de toda mi situación, sé que es una crisis inducida por lo que me rodea y por mi misma y que no tiene tanta importancia como le puedo dar en algunos momentos. Un abrazo y que conste, que adoro a los hombre aunque sienta cierta envidia sana alguna que otra vez. Muakis!!

      Le gusta a 1 persona

      1. Lo último que quisiera, Vanesa, es añadirte preocupaciones…
        No hay ofensa en lo del asquito, ni tenías que dejar constancia de nada.
        Al final, el filósofo va a tener razón cuando dice que “A nadie le duele mi dolor de muelas”.
        Déjame decirte que, entiendo tu dolor y que deseo que se pase cuanto antes.
        Un fuerte y largo abrazo con un poquito de anestesia

        Le gusta a 1 persona

  5. Hola Vane leerte fue ir atrás en alguna epoca de mis 30 años, creo que estas viendo la vida desde el cristal incorrecto, cuando mires por el cristal menos empañado aunque sea por un circulo pequeñito y veas que la vida hay que verla siempre desde un cristal claro donde apesar de las crisis veas las alegrias y mas aun veas al final las penas con alegria.
    Un abrazo y arriba eso animos que apenas estas comenzando a vivir!!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s